Make your own free website on Tripod.com


                                       IV. Vox Populi

   " En 1932 no se torturó a nadie. ¿ A qué horas, señor ? Ya sólo
con fusilar aquellas tanatadas de gente teníamos más trabajo del que
podíamos atender son seriedad. Por eso no me extraña que haya
sobrevivientes de entre los fusilados. Se conoce el caso de don
Miguel Mármol, pero debe haber otros por ahí, que no hablan por
el miedo de que se los vuelvan a tronar otra vez en la menor oportunidad."

   " Nadie comía carner de cerdo. En primer lugar porque de seguro
esos animales se habían encargado, junto a los zopilotes y los insectos,
de devorar los cádaveres de los campesinos que habían caído entre
los matorrales y en segundo lugar porque más de alguna persona aseguró
que vendedores inescrupuloso habían llegado a la vender carne humana
en las zonas de occidente especialmente azotadas por el hambre, haciédola
pasar por carne de cerdo."

   " Las Guardias Cívicas tenían carta libre para matar a cualquiera.
Las autoridades judiciales y militares, por el contrario, estimulaban a
los miembros de tales cuerpos para que hicieran los menos prisioneros
posibles y de una vez fueran haciendo justicia directa, a tiro limpio.
Los grupos de la Guardia Cívica competían entre sí para ver quién
podía matar o localizar más comunistas en un día. Estas Guardias
actuaron y mataron gentes aun en lugares donde nunca hubo actividad
comunista ni comunistas."

  " Desde varios púlpitos de San Salvador los sacerdotes absolvieron
previamente cualquier pecado que por exceso pudieran cometer los
miembros de las Guardias Cívicas en el desempeño de sus labores
anticomunistas."

   " ¿Que no se torturó ? Eso es falso. Se torturaba diaria y constantemente.
Toda persona que era capturada era muerta después de horribles palizas, macheteadas, sacaduras de ojos, colgaduras. La Guardia Nacional mató
a muchas personas a culatazo limpio, el ejército se distinguió en el uso
de la bayoneta. Cuando se capturaba a un campensino que hubiera hecho resistencia se le cogía entre cuatro por brazos y piernas, se le lanzaba
al aire y se le enganchaba en la caída con las bayonetas. La única garantía
de nos ser torturado era ser muerto desde lejos."

   " En todos los hospitales había orden de avisar a la Guardia o a la Policía
sobre los heridos que llegaran a pedir curación. Así se capturó y se mató
a muchos que habían sobrevivido a los ametrallamientos en las zonas rurales."

   " En Izalco se llevó a los niños de las escuelas primarias a presenciar el ahorcamiento del líder indígena Feliciano Ama."

   " Un destacamento de la Guardia en San Salvador allanó un conocido
prostíbulo y venta de aguardiente. Con la amenaza de que si no aceptaban
complacerlos, las acusarían de comunistas y las matarían, obligaron a las
prostitutas a participar en una orgía que duró una semana, hasta que se
agotaron las existencias de licor. Una de las prostitutas fue muerta a golpes
por los Guardias Cívicos en medio d ela borrachera."

   " Dice don Miguel Mármol que, en Armenia, un general de apellido Pinto
mató personalmente a más de setecientos campesinos que habían sido
capturados por el ejército. Los soldados obligaron a los presos a abrir sus
fosas y luego venía el general y los mataba con su pistola."

   " De acuerdo con la población de entonces, en enero de 1932 hubo en El
Salvador más de um muerto y medio por kilómetro cuadrado."

   " Entre los fusilamientos efectuados con lujo de publicidad en Izalco,
causó gran dolor el de el campesino pobre Francisco Sánchez, conocido
en la población y entre los indios como Chico Sánchez, quien se había
afiliado al comunismo y que precisamente por el cariño de que gozaba había
sido seguido por mucha gente hacia las filas del Partido Comunista, los
sindicatos campesinos y el Socorro Rojo Internacional.
En publicaciones anticomunistas centroamericanas han circulado una serie de fotografías del fusilamiento de Chico Sánchez. En ellas se ve al dirigente
campesino posando entre el Coronel Juan Ortiz y el cura que le ofreció los
'auxilios cristianos,'o bien arrodillado frente a este mismo cura en los
momentos de hacer su confesión católica. La foto final de la serie muestra a Sánchez muerto, con la boca y los ojos abiertos, mirando hacia el infinito,
mientras el volcánde Izalco comenzaba un violento ciclo eruptivo.
Un poeta de la época, izquierdista que con el correr de los años se convirtió
en un furibundo derechista, pudo entonces captar en unos versos defectuosos
pero muy sentidos, lo que pensaba el pueblo de la figura de Francisco Chico
Sánchez:

                                   Francisco Sánchez , Francisco,
                                   indio de mirar lejano,
                                   la dura cara de risco
                                   y el corazón franciscano..." 

   " La pistola 45 comenzó a ser muy apreciada en el ejército de El Salvador
durante los acontecimientos del 32. A partir de entonces se convirtió en el
arma personal por excelencia de los oficiales en campaña. Es que fue sin
duda notable cómo las balas de fusil, digamos 30.06, e imclusive las ráfagas
de ametralladora pesada de este calibre, eran incapaces de contener a los campesinos que cargaban contra la trop a machete pelado.
Los enardecidos comunistas terminaban por morirse, pero alcanzaban a
llegar hasta el nido de ametralladoras y en ocasiones hasta herían a los soldados
del ejército. El impacto de la bala 45, que, como se sabe, es un golpe de 500
libras en una superficie de 11 milímetros de diámetro, paralizaba inmediatamente
en el mismo lugar a quienes lo recibían. Parece que ello se debe al shock o
algo por el estilo.
Lo cierto es que ningún oficial portador de la pistola .45 tuvo la menor dificultad
durante los hechos de la guerra de aquel año. Igual experiencia habían tenido
las fuerzas norteamericanas invasoras de las Filipinas."

                         
( Las Historias Prohibidas del Pulgarcito)